Apadrina
Publicaciones

El Mapa de abejas silvestres alerta sobre la desaparición de muchas especies

Published on 24/02/2017 under Blog
El Mapa de abejas silvestres alerta sobre la desaparición de muchas especies

Un nuevo estudio de las abejas silvestres identifica 139 zonas agrícolas clave de los Estados Unidos alerta sobre la preocupante disminución de abejas silvestre y, frente a su declive, una creciente demanda de la polinización de los cultivos.


El primer estudio nacional para mapear las abejas silvestres de Estados Unidos sugiere que están desapareciendo en muchas de las tierras agrícolas más importantes del país.

Las abejas y otros polinizadores, juegan un papel fundamental en la agricultura mundial. De acuerdo con el informe de 2016 de las Naciones Unidas, los polinizadores aportan más de 600.000 millones de dólares al año al comercio mundial. Pero estos pequeños trabajadores están en peligro. El informe de la ONU sugiere que aproximadamente dos de cada cinco polinizadores, incluyendo abejas, están amenazadas por la extinción. Las abejas silvestres muestran una disminución de más del 23 por ciento en los Estados Unidos (en el período 2008-2013).

Las abejas se enfrentan a una tormenta perfecta de presiones sobre su futuro. Entre estos desafíos podemos citar la pérdida de hábitats por cambios en el uso del suelo, el aumento de los monocultivos en la agricultura, el uso de pesticidas, las especies invasoras, enfermedades y el cambio climático, según el informe de la ONU. Estos muchos factores incrementan los problemas, causando el síndrome del colapso de colonias; relacionado con el nosema cerenae, que es cuando las abejas obreras de repente desaparecen  de la colmena, el abandono de los alimentos y las crías.

De todos los desafíos que afrontan las abejas, la pérdida de su hábitat natural por monocultivos agrícolas es el que mayor impacto tiene, de acuerdo con este último estudio. Por ejemplo, en los Estados Unidos la cantidad de praderas desaparecidas para la producción de maíz se disparó en un 200 por ciento en cinco años. En ese mismo período, los hábitats nativos transformados en monocultivos para la producción de cereales creció un 100 por ciento.

Lo absurdo de este modelo es que algunos cultivos, como algodón, almendro, frutales, en fuerte crecimiento de ocupación de suelo, necesitan a los polinizadores, creando un desajuste de la creciente demanda de polinización y disminución de las poblaciones de abejas silvestres.

Ahora que sabemos dónde enfocar los esfuerzos de conservación  podrá dar alguna esperanza para la preservación de las abejas silvestres y otros polinizadores.

El estudio fue presentado en la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), y el equipo de investigación fue liderado por Taylor Ricketts, de la Universidad de Vermont.