Apadrina
Publicaciones

El Parlamento Europeo y el polen modificado genéticamente

Published on 16/01/2014 under Blog
El Parlamento Europeo y el polen modificado genéticamente

El Parlamento Europeo ha respaldado este miércoles una normativa que define el polen como un “componente natural específico de la miel”, lo que implica que el polen modificado genéticamente solo debe constar en el etiquetado si supone más del 0,9 por ciento del producto.

Las abejas son bioindicadores, de lo bueno y malo del entorno. Que en España haya cultivos transgénicos autorizados pero secretos, degrada la imagen de calidad y pureza de la miel, siendo el primer exportador de la UE. Es necesario, por tanto, la transparencia sobre la ubicación de esos cultivos, pues se dejan dudas sobre territorios que con cierta certeza no los tienen.

La miel, obtenida de las celdas de los panales de las colmenas, contiene polen aunque al ser cosechada pasa por distintos procesos de extracción, filtrado, decantación y un filtrado adicional antes del envasado en los tarros. El polen siempre estará presente en la miel, en pequeñas cantidades imperceptibles. Sin embargo el polen comercializado, o “gránulos de polen apícola” pueden contener entre 100 mil y 5 millones de granos de polen individuales.

En cuanto al polen, en ecocolmena creemos que, aún siendo el polen una fuente adicional de ingresos para el apicultor, se debe valorar el impacto que tiene su recolección para consumo humano en la colmenas, porque consideramos que no es un excedente de las abejas. Pues las abejas acarrean el polen para nutrir a sus crías en periodos de crecimiento. No sucede así con la miel, reserva cosechada por las abejas para el invierno, que el apicultor, con sus manejos en la colmena, ha sabido hacer crecer como excedente.