Apadrina
Publicaciones

Golosinas de gelatina con miel y cúrcuma – ¡efectivo antiinflamatorio!

Published on 08/05/2017 under ApiTerapia
Golosinas de gelatina con miel y cúrcuma – ¡efectivo antiinflamatorio!

Los beneficios de estos dados superan en mucho al propio sabor, aterciopelado, suave y delicado. Un remedio sensacional que te será muy útil para tratar diversas afecciones, tales como:

  • El resfriado común
  • Las molestias asociadas a la artritis
  • El dolor de espalda

Se trata de una propuesta basada en la medicina natural que siempre puede servirnos de ayuda en un momento puntual. A los niños les encantará y si además usas un molde divertido, se tomarán este remedio natural sin protestar y con sumo placer.

Una “golosina” que cuida de tu salud cardiovascular

La curcumina es el componente que da ese color tan característico a la cúrcuma y que, a su vez, le confiere maravillosas virtudes. Uno de sus efectos más beneficiosos es mediar en las enfermedades del corazón. Mejora la función del endotelio (un tejido que recubre la zona interna de todos los vasos sanguíneos) y es un agente antiinflamatorio muy potente con principios antioxidantes.

Al incluir en nuestra receta miel orgánica de abejas, es decir, sin ningún tipo de azúcar añadido, conseguiremos un nivel extraordinario de flavonoides. Los flavonoides son un tipo de antioxidantes que nos ayudan a reducir el riesgo de padecer diferentes enfermedades del corazón.

Un gran antiinflamatorio natural: Una inflamación surge a causa de la presencia en nuestro organismo de agentes patógenos, como bacterias, que obligan al sistema inmunitario a defenderse. La inflamación es un mecanismo de defensa y, de hecho, es algo natural y beneficioso que forma parte del propio proceso de curación. Sin embargo, el problema empieza cuando este problema se vuelve crónico, cuando nuestras articulaciones siempre están inflamadas por la artritis o nuestras piernas hinchadas por la retención de líquidos.

La curcumina es una molécula que se introduce en nuestras células y que logra reducir el impacto de la inflamación.
La miel pura de abeja, por su parte, actúa como uno de los mejores antibacterianos naturales que tenemos siempre a mano. Es un aliado sensacional para nuestro sistema inmunitario, así que vale la pena tomarnos cada mañana unos cuantos dados de esta gelatina natural para prevenir virus, bacterias, infecciones…

Reduce el dolor de espalda

Todos hemos experimentado ese molesto e incapacitante dolor de espalda en alguna ocasión. Además de pasar unos días de reposo, es común recurrir a los clásicos medicamentos antiinflamatorios como, por ejemplo, el ibuprofeno.

Tanto la cúrcuma como la miel tienen la facultad de actuar como adecuados aliados capaces de reducir el dolor.
La curcumina es un polifenol que se utiliza dentro de la medicina natural para mejorar la calidad de vida de las personas que padecen osteoartritis.

Medicina natural

Es un complemento muy adecuado y, sin duda, nos será de gran ayuda con el fin de no excedernos en el consumo de fármacos y evitar así un exceso de químicos en nuestro hígado.

Ingredientes y preparación

  • 1 taza de jugo de naranja natural (250 ml)
  • 2 cucharaditas de cúrcuma (10 g)
  • ½ taza de agua muy caliente (125 ml)
  • 2 cucharadas de miel (50 g)
  • ¼ taza de gelatina natural (65 g)

Empezaremos mezclando en una taza el jugo de naranja natural con esas dos cucharaditas de cúrcuma. A continuación, vierte esta combinación en un cazo a fuego medio, junto con el medio vaso de agua y la miel. Mezcla bien con ayuda de una cuchara de madera y deja que esta mezcla suba de temperatura.

Vierte ya la gelatina natural sin dejar de remover, bajando un poco la temperatura del fuego. Poco a poco verás que la textura empieza a espesarse. Es momento de verter toda la combinación en los divertidos moldes de silicona que hayas elegido para la ocasión. Después, lleva el molde a la nevera (no al congelador).

Basta con esperar una hora para tener tus deliciosos dados de gelatina con miel y cúrcuma.

Para concluir, comentarte solo que puedes consumir estos dados de gelatina a lo largo de una semana. Si crees que no vas a terminarlos en su totalidad a lo largo de este tiempo, puedes congelarlos sin problemas: sus propiedades se conservan a la perfección.