Apadrina
Publicaciones

Las antenas de las abejas son el olfato, oído y tacto

Published on 13/06/2016 under Blog
Las antenas de las abejas son el olfato, oído y tacto

El olfato, el tacto y el oído son sentidos muy importante para las abejas (Apis mellifera), porque en la completa oscuridad de la colmena tienen que reconocer e interpretar las señales de la reina y de sus compañeras, además son sentidos muy importantes también en el ambiente exterior de la colmena, porqué volando entran en contacto con sustancias que deben ser interpretadas por ellas.flagellum-all-1

Los órganos sensoriales más importantes de las abejas (Apis m.) para el olfato, oído y tacto son las antenas, que les permiten analizar su entorno y evidenciar cambios de temperatura, vibraciones, humedad, vientos y mensajes químicos, etc.

Las antenas son apéndices articulados que surgen en el centro de la parte frontal de la cabeza y están formadas por una parte rígida llamada escapo que se une a un pedúnculo o pedicelo que sigue con una parte flexible, el flagelo, que esta subdividido en segmentos llamados artejos; el número de los artejos es 13 en los zánganos y 12 en reina y obreras.

Las antenas en su estructura son cubiertas por pequeñas unidades sensoriales básicas, las sensilias.

Fig-5-Scanning-electron-micrograph-of-the-sensilla-on-the-tip-of-the-flagellar-segmentExisten sensilias de diferentes tipologías: en forma pilosa (órganos de tacto), placas y poros (para el olfato) y varían en número según que se trate de la abeja reina, obrera o zángano. Las sensilias son en número de 3.000 por antena en la reina que las utiliza para detectar el olor de la colonia; de 3.600 a 6.000 en la obreras que detectan las feromonas de la reina, de la cría  y el olor del polen y néctar; 30.000 en los zángano para detectar las feromonas de la reina.
Un estudio ha evidenciado como diferentes estados de las reinas pueden modificar el número y distribución de las sensilias en los flagelos de las obrera (Azza A. Awad et al. 2014)

Además de la interpretación de mensajes químicos, en la oscuridad de la colmena, interpretan, a través del tacto vibraciones y lenguajes físicos, como la “Danza de Abeja” realizada  por  las  abejas pecoreadoras, para indicar a las compañeras la distancia y la dirección  de la fuente de alimento (néctar y polen de las flores) en relación  a la posición del sol (Kalr von Frisch).

antenna beeCuando las pecoreadoras están en el ambiente exterior de la colmena, las antenas están expuestas al medio ambiente y con estas perciben la presencia de polen, néctar, agua y también predadores o sustancias ajenas, además analizan gotas de néctar o inspeccionan las flores.

Las abejas a través de las antenas que analizan feromonas y “danzas” tienen un intercambio de información continua que permite que 50.000 individuos sean constantemente y simultáneamente alcanzados por los mensajes con una extraordinaria eficacia que mantiene unidad la colonia.

 

Chiara Fei - Veterinaria de ecocolmena

Artículo técnico de

Chiara Fei

Doctora Veterinaria de ecocolmena

Contacto: veterinaria@ecocolmena.com 
 

 

Referencias:

Influence of Different Statuses of Honey Bee Queens, Apis mellifera L. on the Ultrastructure of the Flagella on (3-Day Old) Workers

The Open Entomology Journal, 2014, 8: 22-36

Azza A. Awad, Adham M. Moustafa, Mohamed F. Abdel- Rahman, Rania Q. Sayed http://benthamopen.com/ABSTRACT/TOENTOJ-8-22