Apadrina
Publicaciones

Los cultivos que nos alimentan están amenazados por el declive de las abejas y otros polinizadores

Published on 08/05/2014 under Blog
Los cultivos que nos alimentan están amenazados por el declive de las abejas y otros polinizadores

Si no lo frenamos el declive de las abejas tal vez el día de mañana una manzana sea un artículo de lujo

Casi tres cuartas partes de los cultivos para consumo humano en España están amenazados por el declive actual de las abejas y otros polinizadores

 

  • Kiwis, calabazas, melones, sandías, calabacín, manzanas, melocotones o almendras son algunos de los cultivos que podrían desaparecer
  • El valor económico de la polinización por insectos asciende a más de 2.400 millones de euros anuales
  • Los sectores agrícolas más amenazados son el de los frutos secos, el frutícola y el hortícola
  • En España están autorizados 319 insecticidas peligrosos para las abejas

Greenpeace ha presentado hoy el informe Alimentos bajo amenaza. Valor económico de la polinización y vulnerabilidad de la agricultura española ante el declive de las abejas y otros polinizadores en el que revela cuál es el beneficio económico de la polinización por insectos para la agricultura española y para cada una de las comunidades autónomas. La organización analiza el grado de vulnerabilidad de la agricultura ante la pérdida de estos insectos y cómo los plaguicidas representan una amenaza directa a sus poblaciones en España. El estudio concluye que el declive actual de las abejas podría provocar una crisis en la agricultura española puesto que casi tres cuartas partes de los principales cultivos para consumo humano en nuestro país están amenazados ya que dependen de la polinización por insectos.

Este informe es el primer estudio de estas características, existían cálculos a escala mundial y europea, pero no a escala nacional ni autonómica. Está basado en la “Herramienta para la valoración de los servicios de polinización a nivel nacional” de la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO).

Entre los principales resultados de este análisis económico destaca que:

  • el 70% de los principales cultivos de la agricultura española para consumo humano dependen de la polinización por insectos. Es decir tres cuartas partes de los cultivos para alimentación humana están amenazados por su desaparición;

 

  • la polinización por insectos supuso más de 2.400 millones de euros de beneficio inducido en los principales cultivos de consumo directo humano en 2011;

 

  • las cinco CC. AA. con mayor beneficio económico por la polinización han sido: Andalucía (casi 878 millones de euros), Cataluña (más de 321 millones de euros), Región de Murcia (casi 249 millones de euros), Aragón (casi 194 millones de euros) y Extremadura (más de 183 millones de euros);

 

  • España es el segundo productor mundial de almendras, el cuarto de melocotones y nectarinas y el tercero de fresas, cultivos que pertenecen a los sectores más vulnerables a la falta de polinización por insectos. Frutos secos: vulnerabilidad del 34%; sector frutícola: 18% y hortícola: 17%;

 

  • las cinco CC. AA. donde los cultivos para consumo directo humano estarían más amenazados por la pérdida de los polinizadores son: Principado de Asturias, con un ratio de vulnerabilidad del 34%, Cataluña (25%), Región de Murcia (24%), Aragón, (17%) y Galicia (16,5%);

 

  • el análisis específico de las comunidades revela los valores más preocupantes en los sectores más amenazados: sector frutícola en el Principado de Asturias, con una vulnerabilidad del 68%, el de los frutos secos en las islas Baleares (64%) y el hortícola en Madrid (39%).

 

Cultivos tan importantes para la agricultura española y para nuestra alimentación como las almendras, melones, sandías, calabacines, calabazas, pepinos, kiwis, melocotones, manzanas, peras, cerezas? dependen de la polinización por insectos“, ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de la campaña de Agricultura de Greenpeace. “Su productividad y su calidad está altamente amenazada por el declive de las abejas y otros insectos polinizadores. Si no lo frenamos tal vez el día de mañana una manzana sea un artículo de lujo“, ha añadido.

Pese a su importancia, tanto para la seguridad alimentaria como para la biodiversidad, las poblaciones de los insectos polinizadores están en declive. El sector apícola español denuncia mortandades de abejas entre el 20 y el 40%, incluso superiores en algunas regiones, como Galicia, donde se acaba de informar que hasta un 56% de las colonias han desaparecido desde el año 2000.

Por ello, en el informe también se analiza la situación específica de los insecticidas autorizados que ponen en peligro a los insectos polinizadores en España. Las principales conclusiones son:

 

  • la utilización de insecticidas en España aumentó un 56% entre 1990 y 2010. En la actualidad están autorizados 319 insecticidas que indican claramente que son peligrosos para las abejas en la ficha de registro del producto.

 

  • la utilización intensiva de plaguicidas en la agricultura convencional provoca repetidamente casos de mortandades masivas de abejas.

 

“Un modelo de agricultura que pone en peligro a los polinizadores y al equilibrio ecológico del planeta no es un modelo a mantener. Es urgente prohibir todos los plaguicidas tóxicos para las abejas y demás polinizadores y apoyar decididamente la agricultura ecológica, la única solución de futuro”, ha concluido Ferreirim.

 

Para salvar a las abejas, a la agricultura y nuestra alimentación Greenpeace demanda a las autoridades españolas que:

 

  • prohíban el uso de los 319 plaguicidas peligrosos para las abejas y otros polinizadores antes del 2017 y no se autoricen otros sospechosos de serlo;

 

  • desarrollen un plan integral de acción para proteger a las abejas melíferas y demás polinizadores;

 

  • establezcan una hoja de ruta de cara a incrementar a 7,6 millones de hectáreas (el 30% de la superficie agrícola española) la superficie dedicada a la agricultura ecológica en 2020, y para que antes del 2050 la agricultura en España sea 100% ecológica;

 

  • las CC. AA. garanticen la adopción de medidas a nivel local que permitan la protección de los polinizadores. Y que fomenten también por su parte las prácticas agrícolas respetuosas basadas en las técnicas de agricultura ecológica.

 

Cuando los insecticidas matan a nuestras abejas y a otros polinizadores, están acabando no solo con ellos sino con la vida tal y como la conocemos. Por eso es fundamental protegerlos“, demanda el apicultor Manuel Izquierdo.

Descargar el informe:

alimentos bajo amenaza