Apadrina
Publicaciones

¿Por qué a las abejas les encantan los hexágonos e inventaron la cera?

Published on 28/04/2016 under Blog
¿Por qué a las abejas les encantan los hexágonos e inventaron la cera?

✫ Las abejas son las mejores matemáticas de la naturaleza.

✫ Pueden calcular ángulos y comprender la redondez de la Tierra.

✫ Construyen y viven en uno de los diseños matemáticamente más eficientes de la arquitectura natural: la colmena.

Si las celdas de los panales fuesen cuadradas optimizarían el espacio pero los insectos necesitan un cubículo adecuado a la anatomía que tendrán tras su metamorfosis. Si las celdas fueran cilíndricas serían ideales para la crianza pero se perdería mucho espacio y se emplearía más cera de la necesaria… por tanto, las abejas siempre construyen sus celdas en hexágonos perfectos, maximizando la superficie útil.

Abejas - Glándulas cererasAlguien podría pensar que los cuadrados también son una forma eficiente de almacenamiento, y que con ellos se ahorraría cera, pero los cuadrados no son eficientes repartiendo la carga en una estructura grande, de modo que un panal cargado de miel, que puede llegar a pesar 4 kilos en un cuadro tipo Langstroth, se vendría abajo.

Por otra parte, los hexágonos de los panales de las abejas de la miel transcienden la matemática del número áureo y la sucesión de Fibonacci, a la que están acostumbradas las abejas cuando liban en las estructuras florales de las plantas.

Las celdas se construyen con cera segregada por las glándulas cereras de las abejas obreras. La cera es la mejor sustancia creada por un animal para almacenar líquidos, no serviría la celulosa o el barro que usan las avispas.

Las celdas de las abejas obreras europeas y americanas tienen un ancho de 5,4 milímetros, sin embargo las abejas asiáticas construyen sus celdas en 4,9 milímetros. Las abejas obreras siempre tienen el mismo tamaño, desde el primer día de salida de la celda hasta que mueren. Las abejas europeas eran de igual tamaño a las asiáticas hasta en el en siglo XVIII el hombre las transformó a mayor tamaño para que acarrearan más polen y néctar. A principios siglo XX (1912) se demostró que esa manipulación fue un tremendo error, pues a mayor tamaño mayor resistencia en vuelo, menor velocidad y mayor consumo energético.

Vídeo (subtitulado al español)

TED-ed: ¿Por qué a las abejas les encantan los hexágonos? – Zack Patterson y Andy Peterson

Tagged: , ,