Apadrina
Publicaciones

14 claves para la alimentación mundial en el 2014

Published on 29/12/2013 under Blog
14 claves para la alimentación mundial en el 2014

Al comenzar el 2014 todavía habrá casi mil millones de personas que padecen hambre. Mientras, el 65% de la población mundial vive en países donde el sobrepeso, y sus enfermedades derivadas, junto con el sedentarismo, es la principal causa de muerte.  Pero estos son problemas que podemos resolver y hay mucho por hacer en el año que comienza!

2014 ha sido declarado Año Internacional de la Agricultura Familiar (AIAF) por la FAO. Los agricultores son mucho más que productores de alimentos – también hay profesores, innovadores, empresarios, gestores del medio ambiente y agentes del cambio. 

Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible están reemplazando a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.  Las nuevas metas ayudarán no sólo reducir el hambre y la pobreza, sino a encontrar formas de mejorar la calidad de los alimentos y asegurar los medios de subsistencia de los agricultores. Además, se sigue trabajando en la campaña Desafío Hambre Cero (Zero Hunger Challenge) de la ONU, que busca que el desperdicio de alimentos sea cero. 

Los jóvenes están tomando el liderazgo en el impulso de un sistema alimentario más sostenible. Jóvenes como Edward Mukiibi, que desde Slow Food Internacional ha creado 1.000 programas de Jardines en África. Además, los jóvenes profesionales de Investigación y Desarrollo Agrícola (YPARD) están ayudando a conectar agrónomos, agricultores, investigadores y activistas de todo el mundo.

Como dijo Nelson Mandela,  “sometimes it falls upon a generation to be great”. Juntos podemos hacer que esta generación encuentre soluciones para alimentar a todas las personas del planeta.

Ahora, y este es el contenido que esperabas ya leer, comparto contigo las 14 claves para la alimentación mundial en el 2014:

1. Conocer a los granjeros locales
«Conozca a su granjero, conozca su comida». Objetivo fortalecer el tejido alimentario local y regional. Ponerle rostro a su granjero, agricultor, ganadero local, de dónde provienen tus alimentos y crear una conexión entre los agricultores y los consumidores. 

2. Comer productos de temporada 
Al comprar alimentos locales de temporada ayudas a reducir el impacto medioambiental de los alimentos en su conservación y transporte. Y tu dinero va directamente al agricultor, apoyando a la economía local. 

3. Acabar con los desperdicios
Más de 1,3 millones de toneladas de alimentos comestibles se desperdician cada año. Entre los consejos para reducir los residuos se incluyen la planificación de comidas con anterioridad, la compra de «frutas y verduras feas», ser más creativo con las recetas, comprar cantidades menores, el compostaje, y donar el exceso de comida. 

4. Promover un estilo de vida saludable
Muchas enfermedades se pueden prevenir, como la obesidad, sin embargo, 1.500 millones de personas en el mundo son obesos o tienen sobrepeso. Promover una cultura de prevención mediante la promoción de la actividad física, siguiendo pautas de una dieta saludable y prohibiendo la comercialización de alimentos basura a los niños. 

5. Comprometerse a la resiliencia en la Agricultura 
Un tercio de la producción mundial de alimentos se utiliza para alimentar al ganado. Y una cantidad desorbitada y creciente va destinada a los biocombustibles. Generando inseguridad alimentaria, el desplazamiento de los pequeños agricultores, conflictos, devastación ambiental y la pérdida de agua. Fortalecer las asociaciones y cooperativas de agricultores puede ayudar a hacerles más resistentes a la especulación de precios de los alimentos, el cambio climático, los conflictos y otros problemas. 

6. Comer (y cocinar) Cultivos tradicionales e indígenas
Mungbean, caupí, quínoa (del quechua kínua o kinuwa ), planta de araña … estos cultivos indígenas puede sonar extraño, pero están aumentado en la producción de pequeños agricultores en los países de todo el mundo. La FAO dice que aproximadamente el 75% de los recursos genéticos alimentarios de la Tierra se han extinguido, en favor de patentes de las multinacionales agroquímicas, y otro tercio de la biodiversidad vegetal se prevé que desaparecerá en el año 2050. Necesitamos promover la diversidad en nuestros campos y en nuestras dietas! 

7. Comprar (y sostener) Alimentos Orgánicos
El Environmental Working Group (EWG) ha encontrado que al menos un pesticida está en el 67% de las muestras de alimentos en los EE.UU. Estudios recientes de la Unión Europea sugieren que los pesticidas pueden estar afectando al desarrollo del cerebro en los niños y pueden dañar la vida silvestre, incluidas las abejas. Sostener y comer productos orgánicos puede ayudar a proteger nuestro cuerpo y los recursos naturales. 

8. Sin carne (al menos) una vez por semana 
Para producir 0,45 kilogramos de carne de vacuno se requieren 6.810 litros de agua y 0,45 kilogramos de carne de cerdo puede necesitar 2.180 litros de agua. Carne de vacuno, carne de cerdo y otras carnes ocasionan grandes huellas hídricas y el consumo de muchos recursos. Reduce tu «hoofprint» al disminuir la cantidad de carne que consumes. 

9. Cocinero 
Aprender y practicar como los cuatro elementos -fuego, agua, aire y tierra- transforman partes de la naturaleza en deliciosas comidas. El arte de la cocina se conecta tanto a la naturaleza como a la cultura. Los comensales pueden recuperar el control del sistema alimentario y, en el proceso, fortalecer las relaciones personales, y comer de manera más nutritiva – y deliciosa – los alimentos. 

10. Organiza cenas-fiesta 
No tiene por qué ser de lujo. Cuando lleguen los invitados aprovecha para hablar acerca de la comida, disfrutar de una comida, y fomentar la discusión en torno a la creación de un mejor sistema alimentario. Compartir recetas, conversar y relacionarse con personas diversas

11. Considere el «coste real» de sus alimentos
No te bases sólo en el precio, la comida basura (rápida) generalmente aparenta ser más barata frente a los alimentos locales y orgánicos. Pero, el precio no cuenta toda su historia. Contabilizar los costos reales permite a agricultores, consumidores, restaurantes, empresas y a los responsables políticos comprender el costo de todos los «ingredientes» que incluye la comida rápida – antibióticos, fertilizantes artificiales, el transporte, y toda una serie de otros factores que no aparecen en la etiqueta de precio de los alimentos que comemos.

12. Democratizar la innovación 
En todo el mundo, los agricultores, los científicos, los investigadores, las mujeres, los jóvenes, las ONG y otros están creando soluciones innovadoras a los diversos e interconectados problemas agrícolas mundiales. Su trabajo tiene un gran potencial para escalar significativamente, y tenemos que darles una oportunidad para que estos proyectos consigan la atención, los recursos, la investigación y la inversión que necesita. 

13. Apoyo a las Familias de Agricultores
La ONU-FAO ha declarado 2014 el Año Internacional de la Agricultura Familiar, en honor a las más de 400 millones de granjas familiares que hay en los países industrializados y en desarrollo. Los agricultores familiares son actores clave en la creación de empleo y la economía sostenible, dando empleo a millones de personas e impulsando los mercados locales, y al mismo tiempo protegiendo los recursos naturales.

14. Compartir los conocimientos de una generación
Las personas mayores tienen un gran reto, compartir sus conocimientos con las generaciones más jóvenes, enseñándoles prácticas de jardinería y agricultura, la cultura de la comida, y la cocina tradicional. También es importante asegurarse de que las personas mayores están recibiendo la nutrición que necesitan para mantenerse activos y saludables durante el mayor tiempo posible.


Artículo traducido de foodtank.org


Tagged: , , , , , , , ,