Desde mediados de la década de 2000, las poblaciones de abejas han comenzado a decaer en todo el mundo, creando alarmas entre los apicultores y la comunidad científica. No en vano de estos y otros insectos polinizadores depende buena parte del suministro de frutas y verduras que alimentan a al ser humano, bien directamente o a las especies animales que forman parte de nuestra alimentación.

 

En la siguiente infografía (en inglés) se muestra como la muerte de las abejas nos afecta a todos:

 

 

How Dying Bees Affects Food Supply