Apadrina
Blog

Día Mundial de la Abeja. Para ZZZzzzumbar de alegría

Published on 20/05/2018 under Blog
Día Mundial de la Abeja. Para ZZZzzzumbar de alegría

“Si alguien ama a una flor de la que sólo existe un ejemplar en millones y millones de estrellas, basta que la mire para ser dichoso. Así aman las abejas a las flores”

Por fin las abejas tienen su día, aunque cuando hablamos de naturaleza y de especies amenazadas cada día debiese ser clave para protegerlas. Después de muchos años de lucha de apicultores y activistas se consiguió la conmemoración del “Día Mundial de las abejas”  la cual fue aprobada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 2017, en Eslovenia, en honor al apicultor esloveno Anton Janša, pionero de la apicultura moderna.

Los apicultores y amigos de las abejas pueden celebrar en grande, ante ello se ve optimismo para implementar leyes y medidas de fondo para su protección. Sin embargo, falta mucho aún para decir.. FELIZ DÍA DE LAS ABEJAS !!

Durante millones de años la evolución ha venido jugando con abejas y flores, un largo tiempo hasta conseguir la mezcla simbiótica perfecta….. En su trayectoria el planeta se fue poblando de vida y biodiversidad y sustentó las bases para la llegada de los primeros humanos….mismos que con su irresponsable actuar hoy las tienen en un lugar de riesgo de supervivencia.

Sí. Cuando los primeros humanos dieron sus primeros pasos por la tierra, ya se extendían por toda ella el fruto del trabajo de las abejas y polinizadores silvestres. Polinización.

Sin embargo las abejas son poco conocidas o asociadas a este INVALUABLE  e importantísimo trabajo.

Existe un producto altamente valorado por los humanos y que ha creado un mercado turbio que ha llegado a especulación, adulteración y tráfico mundial. MIEL.

“No existen hoy suficientes abejas en el planeta para la cantidad de miel que se produce……”

Pero las abejas como toda la naturaleza permanecen ajenas a cosas humanas, pero no a una interminable cantidad de amenazas que las mantiene en riesgo de supervivencia…….. ¿Puede una especie tan importante y que ha estado sobre la tierra por millones de años tener tantas amenazas externas que amenace su supervivencia como especie?

Definitivamente NO. Algo ha cambiado o algo hemos cambiado.  Durante millones de años las abejas sobrevivieron sin intervención humana, superaron extinciones masivas y evolucionaron adaptándose a enfermedades, sustentaron una extensa biodiversidad y apoyaron una agricultura variada. Entonces, ¿Somos los humanos y nuestro nuevo modelo de civilización responsables de lo que les ocurre? …………

El equilibrio de la naturaleza es muy fácil de romper, la globalización puede tener algunos beneficios, sin embargo, también tiene grandes desventajas, el intercambio de especies a nivel mundial a propiciado también el transporte de enfermedades patógenas a lugares en que antes no existían, las enfermedades de las abejas se han propagado por todo el planeta y no tienen tiempo suficiente para evolucionar y defenderse contra ellas.

Nuestro modelo de agricultura ha venido a agregar una nueva amenaza. Químicos. Nunca antes en la historia de la naturaleza las abejas y polinizadores silvestres se vieron expuestos a estos venenos.

 

“Todo lo que consume la abeja lo produce ella y no puede ser reemplazado, dentro de la colmena está sus alimento y su medicina.” 

Pérdida de hábitat y biodiversidad. En todo el planeta los hábitats están desapareciendo, las abejas ya no cuentan con una diversidad floral desde donde obtener los medicamentos y alimentos nutricionales para la colmena. Sin estos elementos necesarios cada día se debilitan más y son incapaces de combatir enfermedades.

La farmacodependencia, por el intercambio de enfermedades a través del planeta, los apicultores nos hemos visto obligados a aplicar medicamentos, las abejas se han hecho dependientes y los enfeemedades resistentes.

Hemos cambiado las leyes naturales de la colmena, durante millones de años las abejas han tenido un mecanismo de supervivencia, ENJAMBRAZÓN, pero nos hemos empeñado en suprimir ese instinto básico, por nuestra propia conveniencia. No estaría mal que de vez en cuando dejásemos enjambrar desde nuestros colmenares algunas de ellas para que intenten sobrevivir de modo natural.

 

Cambio Climático, una nueva amenaza que no solo está amenazando a especies tan sensibles como los insectos, por primera vez, el hombre siente sobre sus hombros el peso de sus irresponsables acciones, el clima ya es impredecible y no sabemos bien como reaccionar frente a ésta amenaza que cada año se incrementa con desfases estacionales y florales, lluvias o sequías extremas.

Adulteración de mieles de baja calidad y entrada de la misma a los países a bajo coste, imposibilitando a los pequeños apicultores poder competir de forma igualitaria en el mercado provocando que éstos abandonen el oficio.

Nuestro modelo de civilización ha llevado a esta especie a un riesgo inminente, sin embargo, aún estamos a tiempo de recapacitar y comprender que al poner en riesgo a esta especie somos nosotros mismos los que peligramos, es inviable perder a los polinizadores sin desatar una hambruna sobre el planeta. SIN POLINIZADORES PERDEMOS LOS ALIMENTOS  

 

 

 

Éste año, después de correr un gran riesgo de supervivencia, la UE dio la gran noticia, prohibición de tres neonicotinoides altamente dañinos para ellas. Una razón para celebrar, sin embargo aún están en circulación muchos químicos usados en la agricultura intensiva.

Los apicultores deben enfrentar múltiples amenazas entre ellas al entrada de la miel China mezclada, una competencia desleal en calidad y bajos costes.

Durante millones de años la evolución ha venido jugando con abejas y flores, un largo tiempo hasta conseguir la mezcla simbiótica perfecta.

LA NECESIDAD DE CREAR MEDIDAS DE FONDO PARA SU PROTECCIÓN Y NUESTRA PROTECCIÓN

Las abejas y otros polinizadores son ampliamente reconocidos por su gran aporte a la agricultura y la biodiversidad, desempeñan un labor muy importante en:

  • Seguridad alimentaria y nutrición
  • Agricultura sostenible
  • El medio ambiente y sanidad de los ecosistemas
  • La conservación y la mejora de la diversidad genética

De acuerdo a FAO las abejas y otros polinizadores polinizan más de tres cuartas partes  de los principales tipos de cultivos alimentarios mundiales.

La importancia de la polinización radica en que dependemos de ésta para la supervivencia de todas las especies del planeta, es un proceso clave en los ecosistemas terrestres naturales y en los espacios agrícolas.

No es una alternativa dejar que los polinizadores desaparezcan de la naturaleza, la única opción viable es su conservación y protección.

Debemos proteger el oficio de la apicultura y a los apicultores ancestrales cuidadores de las abejas, sin ellos no es posible ni viable que la abeja sobreviva.

20 de mayo, el primer Día Mundial de la Abeja, el comienzo de su protección y nuestra supervivencia.

', '
' ); ?>