Abejas en la ciudad. El término “Mil flores”, aplica muy bien en la ciudad. En el campo hay monocultivos con no más de 5 especies, algo de monte quienes tenemos esa suerte. Desde ecocolmena hemos incentivado el uso de la apicultura ciudadana en lugares seguros. Ver más aquí 

Abejas en la ciudad. Seguras, variadas y bien alimentadas. Es lo que han demostrado estudios científicos. ¿Entonces porque en España es tan difícil practicar la apicultura urbana? Existen parques cementerios azoteas y grandes espacios en donde se puede desarrollar la actividad sin ningún problema

abejas ubicadas en una azotea en al ciudad apicultura urbana

En las ciudades hay floraciones en todas las estaciones del año, en el campo hay que trashumar las abejas para que encuentren alimento en todas las épocas del año. Y en cuanto a la contaminación, no hace falta recordar que en el campo se vierten más de 1 billón de toneladas de agrotóxicos.

abejorro pecoreando flores en la ciudad

Todos los contaminantes urbanos aéreos son libres de caer en los montes y cultivos rurales. La boina de Madrid aterriza donde el viento y la lluvia la lleve.

En cuanto al incremento del consumo de miel que se ha evaluado en los países que han autorizado la apicultura urbana. Basta decir que cuantos más ciudadanos conozcan a las abejas y den valor añadido a la miel más se parecerá a los caldos obtenidos del vino…

colmena con abejas en las terrazas urbanas

A ver si alguien piensa que el vino a granel sin valor añadido ha situado a España como un productor de calidad. La miel de barrio, la miel de autoconsumo urbano incrementa descomunalmente la venta de miel tradicional rural.

Flores en la ciudad para los polinizadores para apicultura urbana

El valor que da la miel su uso como producto propio en un hotel, en un restaurante, en una universidad, en una biblioteca municipal, hace que la miel aparezca en nuevas elaboraciones, platos, usos, campañas…

A todos nos beneficia la apicultura urbana, quien piense lo contrario no entiende de comercialización y está ciego por la producción sin valor.