Apadrina
Publicaciones

El papel de la apicultura en la sociedad

Published on 01/04/2014 under Blog
El papel de la apicultura en la sociedad

Suele decirse que la ganadería es la actividad en la que a los animales no se les permite hacer siempre lo que quieren. La apicultura también es una actividad ganadera, pero las abejas están al otro lado del universo animal. Son las abejas las que no permiten siempre a los apicultores hacer lo que quieren… En la ganadería ecológica se trata de llegar a un acuerdo razonable entre el animal y el ganadero.

La genética de las abejas es la más intricada y compleja de todas las ganaderías gestionadas por el hombre. Son organismos haplo-diploides con machos haploides y hembras diploides. Por tanto, el ser humano, o un cordero, están más cerca de una mosca de la fruta que de una abeja. El macho, zángano, reproduce fotocopias de sí mismo en sus espermatozoides, clones idénticos entre ellos. Las abejas hembras de una misma colmena, hermanas obreras, tienen un parentesco del 75% entre ellas, mientras que entre dos hermanos humanos, o dos corderos, sólo puede haber un parentesco del 50%.

Los apicultores son cada uno de su padre y de su madre, personas reservadas y muy duros consigo mismos. Es una bonita profesión, conectada a la naturaleza y al devenir de las condiciones climáticas. Ante la pregunta ¿Cómo marcha este año? siempre responden, como los demás agricultores o ganaderos, «Va como siempre, mal».

En la apicultura no hay «burbujas especulativas», ni aparece o desaparece en función de cambios sociales o culturales. Es una profesión constante y regular desde los primeros pobladores humanos de la Tierra. Los apicultores no se hacen millonarios, ni son atractivos para los fondos de inversión o los business angels, pero viven de su esfuerzo y trabajo.

Los consumidores son cada vez más exigentes y ahora no solo les satisface la calidad de los productos que compran. También reclaman información y documentación que certifique los procesos de calidad que se han llevado a cabo y qué impacto tienen los productos en el medio ambiente o en la equidad social.

La evolución tecnológica, y su maquinaría de última generación, penetran poco en la apicultura, pues es una profesión artesana, basada en lo que el hombre puede hacer con  su cerebro educado en la auto-experiencia y sus manos. Aún así, los conocimientos sobre botánica, biología, meteorología y los métodos de trabajo de precisión, sitúan a la apicultura en un proceso de mejora continua que apuesta por la calidad.

Por todos estos motivos los apicultores debemos de estar orgullosos de nuestra actividad y defender nuestra profesión con uñas y dientes. Debemos saber transmitir a la sociedad el papel crucial que representa nuestro trabajo, pues cuidamos el Medio Ambiente, elaboramos productos (con la ayuda de las abejas, humildes campesinas) de altísima calidad y deleitamos a los consumidores con variedades increíbles de miel, sana y con seguridad alimentaria.

Las abejas han pasado a ser insectos fármaco-dependientes, exterminados en su vida salvaje por los errores del ser humano al trasladar especies invasoras como la varroa y provocar enfermedades que debilitan las colonias de abejas. Y siendo ahora muy conscientes de los errores de unos pocos, los ganaderos de abejas asumen su responsabilidad para con la especie ‘apis mellifera’, pues «Sin apicultura y abejas, nada

 

Tagged: , , , , , , , , ,