La monarquía feminista de las abejas melíferas en la colmena, un reino donde las hembras mandan, gestionan y deciden los aspectos más importantes para el buen funcionamiento y supervivencia de la colonia.

La historia y las abejas

En la historia de las abejas melíferas, numerosos errores se cometieron tratando de identificar a sus habitantes, solo la observación de algunos logró descubrir muchas dudas.

Desde entonces, entre más observamos y aprendemos nos damos cuenta de que los misterios de las abejas no terminan nunca. Las abejas SIEMPRE serán un ENIGMA y una escuela para aprender.

Utopía feminista

Dependiendo de su perspectiva, una colmena puede parecer una utopía feminista, sin embargo, no todo es lo que parece, te lo contamos aquí.

La colmena promedio consiste de decenas de miles de trabajadoras abejas, que no están dirigidas por la reina, sino, por las más jóvenes y soportan la presencia de zánganos masculinos solo cuando es necesario.

Monarquía feminista

¿Reina o Rey?

La naturaleza admirable de las abejas nos ha impresionado desde siempre, desde tiempos remotos se creía que la colmena tenía entre sus integrantes un REY. ¡Sorpresa!!! No era así… ¡ERA REINA!!!

La reina

Es alimentada con el mejor alimento durante toda su vida, jalea real, tiene el privilegio de estar siempre protegida, aseada y alimentada por un séquito personal.

Vive más que cualquier integrante de la colmena sin embargo, no es ella quien gobierna ni toma las decisiones importantes, su vida transcurre en la oscuridad entre innumerables cunas que poblar.

Monarquía feminista

La reproducción de las abejas melíferas

Cuando llega el momento de la reproducción, una joven reina emprende un “vuelo de apareamiento”, recolecta y almacena el esperma de las abejas macho, (zánganos) que usa para poner huevos por el resto de su vida. Los machos mueren después del apareamiento. Más información aquí

monarquía feminista de las abejas

La enjambrazón ¿Quién se va y quien se queda?

Cuando la familia tiene las condiciones de alimentación idóneas, floración abundante y temperatura, crece la colonia, a tal punto, que no es viable que vivan todas dentro de la pequeña colmena. Más información aquí

De este modo, la madre vieja abandona la colmena con un séquito, en su lugar, queda una reina joven que da continuidad a la colonia.

Monarquía feminista de las abejas

Los zánganos son subordinados de las abejas melíferas

En esta monarquía feminista los zánganos están bajo el absoluto control de las abejas, desde su nacimiento son alimentados y pueden ir de una colmena a otra sin problema.

monarquía feminista de las abejas

Al contrario de lo que se cree, los zánganos prestan varios servicios dentro de las colmenas a pesar de su mala fama.

Dan calor, hacen trofalaxis, ayudan a mantener un buen equilibrio en la colmena y colaboran en la reproducción, por lo tanto el denigrado y despectivo uso que se le da no es tal.

Como ves la monarquía feminista de las abejas, al igual que en todas las monarquías, muchas cosas no son lo que parece. Finalmente lo que sí es cierto, es que su sistema social ha hecho que esta especie, permanezca sobre la tierra por cien millones de años.

Cómo puedes ayudar a las abejas y polinizadores silvestres para que tengan más alimentos te lo contamos aquí