Las abejas se van a invernar, tras la florida primavera y un caluroso verano deben gestionar de forma eficiente su casa para enfrentar el frío y largo invierno. Las temperaturas comienzan a bajar y en la colmena los preparativos de las abejas se aceleran.

Las abejas se van a invernar
Las abejas se van a invernar

Llegó el otoño a la colmena

En el exterior las condiciones de clima y alimentos comienzan a cambiar por consiguiente las temperaturas bajan y se reduce la floración, un panorama adverso que avisa a las abejas de cambios y preparación para invernar.

El otoño les sirve para preparar su casita (colmena) revisar las reservas de alimentos disponibles, tapar cualquier orificio por donde pudiera entrar frío (propolizar) cuidar a las últimas crías que deben resistir hasta primavera, reducir la postura de la reina, y finalmente preparar el bolo invernal.

Las claves para pasar un buen invierno

En primer lugar una buena invernada consiste en mantener el equilibrio homeostático del nido de la colmena.

Igualmente es necesario asegurar que los dos últimos ciclos de cría nazcan bien nutridos y con suficientes reservas corporales.

Estas abejas, las del invierno, no son fisiológicamente iguales a las del verano, por lo tanto deben vivir mucho más, mantener la colonia durante el invierno y sostener el inicio del desarrollo primaveral.

 Por consiguiente esta última familia debe ser lo suficientemente fuerte en comparación de las de los meses anteriores y tener muchas abejas jóvenes sanas y gordas

Las abejas se van a invernar

Naturalmente las colonias al terminar la temporada reducen la postura y el espacio ocupado por la cría, es reemplazado por miel líquida sin opercular, que les será fácil utilizar en el invierno

El racimo o bolo invernal

Bolo invernal cerca de la reserva de alimentos y manteniendo un racimo de protección térmica.

  • Una colonia de abejas normalmente forma una bola o racimo que se hace más flojo en temporada y más compacta en otoño – invierno.
  • El bolo invernal se forma a partir de los 14 grados.
  • Las abejas del centro del racimo generan calor (temperatura interna 25 – 35 grados) y las abejas de la superficie hacen una capa aislante de 2,5 – 7,5 cm (temperatura 6 – 9 grados).
  • Cuando la temperatura sube por encima de los 7 grados el racimo se dilata o expande.
  • La temperatura baja por debajo de los grados el racimo se contrae.
  • El interior de la bola realiza la generación de calor (por consumo de reservas energéticas) hacia el exterior.
  • Por ello, es imprescindible un contacto estrecho con las reservas de alimento.
abejas en un marco

Las abejas deben estar bien nutridas para enfrentar la invernada y esto se logra almacenando las suficientes reservas energéticas y proteicas. Miel y polen, de esta forma el invierno no las debilitará y alcanzaran el primer ciclo de cría vigoroso en la próxima primavera.

Aspectos a verificar en la colmena para la invernada

  • Cada colonia con una reina de buena calidad.
  • Proveer a la colonia con reservas adecuadas de miel y polen.
  • Efectuar una adecuada sanidad de la colmena.
  • Proteger la colonia de las condiciones climáticas extremas en colmenas bien construidas.
  • Mantener únicamente las colonias que potencialmente puedan realizar una buena invernada.

Reservas energéticas

  • Fuertes en zonas frías se estima consumen una cantidad que oscila entre los 25 a 30 Kg. de miel.
  • Zonas templadas entre 20 – 25 Kg. de miel
  • Cámaras de cría 12 a 15 Kg.
  • Núcleos 7Kg.

El polen

abejas y polen

Acumulan poco polen, las proteínas se acumulan en los cuerpos grasos de las abejas nodrizas, dado que merma la función de tener que alimentar crías con esas reservas

Temperatura del nido

La temperatura y humedad del nido es muy importante en la colmena durante el invierno.

Para mantenerla, ahorrarles trabajo y consumo de alimentos las abejas, dejan a ambos costados varios panales con miel operculada, casi diría en forma permanente, más en otoño y menos en plena mielada, pero siempre se encuentra a ambos lados de la colmena al menos un panal con miel operculada.

las abejas se van a invernar

Acumuladores térmicos

Así mismo estos panales con miel operculada cumplen la importante función de acumulador térmico y aislante de la temperatura, de manera que tiende a mantener una temperatura constante a pesar de los cambios que ocurran en el exterior.

En esta época deberá colocarse el guarda piquera para evitar  la entrada de roedores al interior de la colmena.

las abejas se van a invernar

La humedad

Natural producida por la combustión de los alimentos tiende a condensarse y acumularse en las paredes si no tiene suficiente aireación.

Naturalmente la humedad se elimina gracias a los panales vacíos de la colmena

Ubicar el apiario en lugares soleados y bien ventilados, orientados al Noreste o Este (según la zona y vientos predominantes), esto mejora las condiciones del apiario desde el punto de vista sanitario en lo que se refiere específicamente a la presencia de nosemosis.

Evitar colocar las colmenas directamente en el suelo: para favorecer la conservación del material.

Las abejas se van a invernar

Condiciones de sanidad

Las condiciones de sanidad en la colmena son junto a la alimentación uno de los aspectos más importantes, una colmena enferma, no importa cuánto alimento tenga, finalmente los agentes patógenos acabarán con ella.

Las abejas se van a invernar

Loque americana: deben inspeccionarse las colonias especialmente en cuanto a su presencia. El pillaje de colmenas enfermas es crítico en otoño y en los días templados de invierno, por lo que de verificarse la misma se debe proceder a su saneamiento y/o destrucción.

Varroasis: el tratamiento de control para la varroasis  es recomendable efectuarlo en esta época. Curas tardías o inefectivas, cuando el daño ya se ha producido ocasionan  pérdidas de colonias en el invierno o bien a la salida del mismo.

Nosemosis: es conveniente efectuar la toma de muestras de abejas adultas de las colmenas y su envío a laboratorios especializados para el diagnóstico de Nosema.

De ser confirmada su presencia en el análisis, proceder a la aplicación del tratamiento correspondiente, previa revisión y corrección de los posibles factores negativos internos que puedan estar incidiendo en la colmena y en la manifestación de la enfermedad y que puedan agravar la situación.

Limpiar y desinfectar el material que provenga de colonias enfermas y/o muertas por alguna enfermedad contagiosa. Quemar los panales apolillados y acondicionar el material en depósito para evitar la incidencia de la polilla.