Abejas y la apicultura siempre han sido un mundo fascinante, porque cuidamos a uno de los vectores más importantes que prestan un servicio vital dentro de los ecosistemas y la agricultura.

la abeja y la apicultura

Las abejas y polinizadores silvestres

Los polinizadores, desempeñan un papel vital en nuestro ecosistema global,debido a que son miles las especies de plantas y animales que dependen de ellas para sobrevivir.

Igualmente el 80% de la biodiversidad de plantas silvestres estaría en riesgo de extinción sin la función polinizadora. Nosotros, los humanos, también entraríamos en colapso.

Dependemos de los polinizadores para nuestro suministro de alimentos, sin ellos 1/3 de nuestros nutrientes desaparecerían;

Almendras, manzanas, naranjas, tomates, cebollas, aguacates, ajos e incluso café: no tendríamos estas deliciosas comidas sin el trabajo generoso y abnegado de nuestras amigas las abejas.

Trabajo de ecocolmena

Trabajamos con los pequeños apicultores en la custodia del territorio natural, protegiendo la biodiversidad y apoyando el arraigo de la economía rural a través del mantenimiento de este noble y ecológico oficio, la apicultura.

Igualmente puedes elegir al apicultor más cercano, visitar a las abejas en sus apiarios y contribuir al desarrollo de proyectos de conservación de la naturaleza silvestre.

Desarrollamos muchos programas y proyectos; además de Apadrina una Colmena o Apicultor por un Día, como el Turismo apícola o las colmenas urbanas, pasando por el Voluntariado Corporativo o las Api Alianzas con empresas para dirigir su Responsabilidad Social Corporativa hacia la protección de las abejas, polinizadores y ecosistemas rurales.

Fomentamos el consumo de cercanía, pues consumir miel producida en nuestra ciudad o de sus alrededores atrae la apicultura local y los ecosistemas de las abejas.

Resulta importante porque, desde hace años, estos insectos son especies en peligro por causa del cambio climático, ciertas prácticas de la agricultura industrial, la presencia de químicos tóxicos en el ambiente y mal manejo apícola

La apicultura

Es una tradición milenaria que consiste en cuidar un enjambre de abejas dentro de colmenas, obteniendo de ellas un excedente, la miel.

También se obtienen otros productos naturales como propóleos, polen, jalea real y medicinas. El apicultor es un ganadero de rebaños de abejas, las cuida y multiplica.

Así mismo es una profesión fuertemente ligada a la sostenibilidad. No conocemos apicultores tradicionales (no industriales) que se hagan ricos, ni fondos de inversión especulativos que pongan dinero en las abejas.

Es por tanto, una labor asentada a lo largo de la historia en el mundo y la cultura rural.

Ser apicultor es una ocupación apasionante y variada. Proporciona las alegrías de un trabajo manual y reflexivo, pero también las preocupaciones de quien depende del clima, la protección de la biodiversidad y la salud de sus animales.

abejas y la apicultura en el panal

Escena del trabajo humilde y laborioso de nuestras amigas, las abejas.

La abeja apis mellifera

Es la especie de abeja con mayor distribución en el mundo. Cuando un apicultor se refiere a sus colmenas se refiere a la colectividad de las abejas que forman una colonia, una misma familia.

En una colmena el individuo cede su valor en favor de la colectividad de todas las abejas. Es por ello que se dice que la colmena es un super-organismo.

Las abejas, junto a otros insectos, desarrollan una actividad fundamental para la alimentación del ser humano y de todos los animales, la polinización. Sin esta labor bajaría hasta un 75% la productividad de las cosechas.

Además de los cultivos, la mayor parte de la flora silvestre (hasta un 90%) precisa de la polinización. Cuando sales al campo quieres que esté verde, vivaz, alegre, lleno de flores y colores, ¿verdad?.

Como hemos dicho antes, las abejas ‘apis mellifera’ son individuos de un organismo complejo y social: La Colmena.

A lo largo de cientos de miles de años han desarrollado su organismo y reglas de convivencia, hasta tal extremo que son considerados los animales con mayor grado de sociedad.

abejas y la apicultura

Algunas nociones básicas sobre las abejas

Organización de los individuos por castas sociales:

Reina: es el individuo femenino con el aparato reproductor más desarrollado. La reina sólo copula una vez en su vida y con varios zánganos, por lo tanto el aparato reproductor está preparado para albergar este esperma durante casi cuatro años; a esto se debe el prolongado abdomen que posee la reina.

Obrera: los ovarios se encuentran atrofiados por la acción de la feromona secretada por la reina y no tiene capacidad reproductora.

Zánganos: su aparato reproductor se encuentra totalmente desarrollado: testículos, vesículas seminales y pene, ya que su única función clara en la vida es la de conseguir que su material genético perdure en la especie. Una vez realizado el objetivo, mueren.

Sólo hay un caso especial por el que la obrera puede poner huevos infértiles. A las colonias que se desarrollan a partir de esta opción reproductiva se les da el sobrenombre de colmenas zanganeras, la evolución de estas colonias, por norma general, es nula.

La duración del desarrollo de la cría no es igual en cada uno de los individuos de la colmena:

  Fase huevo Fase larvaria Fase ninfa Días totales
Reina 3 días 5,5 días 7,5 días 16 días
Obrera 3 días 6 días 12 días 21 días
Zángano 3 días 6,5 días 14,5 días 24 días

El ciclo de vida y actividad de una abeja es sorprendente. Eligen sobre las mismas crías, comunes entre todas ellas, quienes serán reinas, obreras o zánganos.

La edad y los recursos de la colmena determinarán el tipo de trabajos que realizarán a lo largo de su vida.

Las abejas y la apicultura

Abejas y apicultura

¿Quieres saber qué amenazas sufren?

aquí te lo explicamos: El declive de las abejas

Las abejas realizan vuelos de recolección de polen y néctar a varios kilómetros de distancia de sus colmenas, sin posibilidad de limitar el territorio de pecoreo. Los apicultores tienen en su mano algunas pautas para garantizar la pureza de la miel y los manejos (labores) del colmenar.

La miel de ecocolmena es sana porque:

 

Sólo envasamos miel de apicultura de responsabilidad compartida, de productores sostenidos por consumidores conscientes.

 

Las abejas pasan el invierno con su propia miel, sin sucedáneos ni engaños.

 

Miel de colmenas cercanas, evitando la emisión de CO2 en la distribución al consumidor.

 

No tratamos a las abejas con sustancias nocivas para el medio ambiente

 

Las colmenas están en entornos alejados de focos de contaminación y de transgénicos.