Apadrina
Publicaciones

Lo que las abejas me enseñaron

Published on 07/03/2019 under Blog
Lo que las abejas me enseñaron

No alcance a conocer una apicultura sin Varroa. Se propagó por todo el mundo casi sin darnos cuenta, colmenares enteros sucumbieron al ácaro y los apicultores no alcanzaban a reaccionar antes de ver todo perdido sin entender que pasaba.

Mi padre apenas y alcanzó a entender que algo que ni siquiera era visible a sus viejos ojos se había llevado por delante a todas sus abejas. Después de eso, no quiso seguir, estuvo semanas con una depresión que lo mantenía sentado en una silla mirando por la ventana su colmenar. Angustiaba verlo (…..) sus abejas, eran toda su vida y parte de sus ingresos, los mismos ingresos que me ayudaron y permitieron ir a la universidad y graduarme como ingeniero agrónomo. Si, las abejas contribuyeron con mi educación……

Durante algún tiempo la conversación en todas partes y de todos los apicultores era la misma, finalmente, solo hablaban de cuantas colmenas perdían y que nueva actividad tendrían que iniciar………

Aquel año fue el primero que en nuestra casa no hubo miel, mi madre, acostumbraba a echarme unos frascos para tener para comer en la universidad y cocinar ricas comidas y aderezos con miel, ya no podría hacerlo. Yo, la compartía con mis amigos y otros me encargaban para ellos y sus familias.

Ya no hubo más miel, las colmenas quedaron amontonadas como fantasmas silenciosos en el patio. Aquel año me gradué de la universidad y regrese a casa de mi padre. él seguía temeroso de volver a tener colmenas, pero también seguía extrañando a sus abejas. Pronto comenzó a correr la voz de que el malvado asesino ya había sido identificado y podía ser controlado. Mi padre temeroso me preguntó un día ¿Crees que pueda volver a recuperar las colmenas?

Dudé al contestarle, pero finalmente al ver sus ojos con un brillo de esperanza, dije a todo pulmón abrazándolo,
!CLARO QUE PODRÁS, LO HAREMOS JUNTOS!! para él era difícil comprender de tratamientos y más difícil era comprender que su apicultura, la de antes, sin varroa jamás volvería.

Lamenté no haber acompañado nunca a mi padre al colmenar, pues mis estudios y trabajo me lo impedían, ahora volvía para ver la forma de ayudarlo.

Desde entonces se han creado nuevos tratamientos que han ayudado en algo proteger a las abejas, y mantener controlado el acecho del ectoparásito asesino, sin embargo, aún no logramos vencer a éste horrible ácaro que ataca y cada vez nuestras abejas se ven más expuestas a múltiples enfermedades lo que las pone en riesgo.

Como agrónomo solo puedo contribuir en proteger los ecosistemas y generar biodiversidad, he elegido optar por una agricultura orgánica y cuidamos nuestras abejas también de forma orgánica, no tenemos muchas colmenas, pero las pocas que tenemos procuramos que estén lo mejor posible.

De seguro mi padre jamás imaginó que pudiésemos llegar a éste limite, pero igual que antes está más decidido que nunca a seguir cuidándolas.

©Propiedad intelectual de texto ecocolmena
Créditos imagen portada; OLEG LEONOV, ARTIST
Extracto del libro lo que las abejas me enseñaron