Nuestro amor por las almendras está poniendo en peligro a las abejas que mueren cada vez más en el tiempo de la polinización.

Floración de almendros en California

Con la floración de almendros en California, los apicultores de todo el país estaban preocupados por sus colmenas. Muchas de sus abejas estaban muertas o enfermas. Los apicultores informaron haber perdido la mitad de sus colmenas durante el invierno.

almendro

Apicultores preocupados

Algunos apicultores de California perdieron el 80% de sus abejas. Denise Qualls, una corredora de abejas que conecta a los apicultores con agricultores, dijo que estaba viendo «mucho más pánico que antes».

apicultores

Escasez de polinizadores

Los rumores se arremolinaban por la escasez de abejas, los productores de almendras se apresuraron para asegurar de tener suficientes abejas para polinizar su valiosa cosecha.

Asi mismo buscaron apicultores de zonas tan lejanas como la Florida, alcanzando acuerdos con las operaciones familiares que no dejaban más que unos pocos cientos de abejas. » vislumbrando la crisis que se avecinaba en los almendros

Negociaciones apresuradas

Para mayo, estaba claro que los cultivadores de almendras de California, que suministran el 80% de las almendras del mundo, habían negociado con éxito la amenaza de una escasez de abejas.

De este modo se espera que produzcan una cosecha récord de 2.5 mil millones de libras, un 10% más que el año pasado, según el Departamento de Agricultura de los EE.UU

abejas y almendras

Nuestro amor por las almendras está poniendo en serio peligro a las abejas

Pánico por pérdida de colonias de abejas

Pero el pánico, resulta que, estaba justificado. Los resultados de la encuesta anual de Bee Informed Partnership, encontraron que las pérdidas de las colonias de invierno fueron de casi el 38%, la tasa más alta desde que comenzó la encuesta hace 13 años y casi un 9% más que la pérdida promedio.

abeja

Más campos de almendros menos abejas

A medida que la industria de la almendra se expande, la población de abejas, acosada por una gran cantidad de aflicciones, lucha por mantener el ritmo.

La industria está en medio de un auge, ya que los estadounidenses comen más almendras cada año. Consumen más de dos libras por persona, que abastecen a un mercado de $ 11 mil millones.

En California la almendra se extiende sobre 1.4 millones de acres del Valle Central. Durante la floración, que generalmente se desarrolla durante tres semanas en febrero, estos huertos requieren los servicios de alrededor del 80% de todas las abejas en el país.

abejas muertas en campos de polinización de almendros

Las abejas mueren en los campos de polinización de almendros

Las colonias de abejas, por otro lado, han estado muriendo a altas tasas. Históricamente, las colonias murieron en su mayoría durante el invierno.

Entonces, cuando la Bee Informed Partnership comenzó a rastrear colonias en 2007, solo analizó las pérdidas de las colonias de invierno, que han oscilado entre el 22% y casi el 38% de este año.

Investigaciones

En el camino, los investigadores se dieron cuenta de que los apicultores también habían comenzado a perder un número sorprendente de abejas en el verano, una temporada en la que todo debería ir bien para las abejas.

Comenzaron a rastrear las pérdidas anuales de colonias en 2013, que han oscilado entre el 33% y el 45%. La pérdida para el año finalizado el 31 de marzo fue del 41% pues han tenido que doblar el comportamiento natural de las abejas alrededor de las almendras.

La abeja enfrenta amenazas multifactoriales

La amenaza para las abejas es multifacética y existencial. La varroa, una especie invasora de parásito externo que llegó a Florida en la década de 1980, literalmente chupa la vida de las abejas y sus crías a través de la hemolinfa y la grasa.

Los herbicidas, insecticidas y fungicidas

Los herbicidas, insecticidas y fungicidas además de la pérdida de hábitat han destruido el forraje de las abejas. Se ha encontrado que una variedad de pesticidas, incluyendo la dicamba y la clotianidina que dañan la salud de las abejas de varias maneras, debilitando su sistema inmunológico, por ejemplo, disminuyendo su tasa reproductiva.

El esfuerzo de la polinización

El proceso de llevar las abejas a las almendras agrega otro factor estresante. Cada enero, las abejas lentas son puestas en acción mucho antes de lo que sería su rutina normal.

Se alimentan con sustitutos de sus alimentos naturales de polen y néctar, por lo que repoblaran rápidamente la colmena para estar listos para las almendras. Luego se cargan en camiones y se envían por todo el país

abejas polinizando

«Hemos tenido que doblar el comportamiento natural de las abejas alrededor de las almendras», dijo Charley Nye, quien dirige la operación de investigación de abejas en la Universidad de California en Davis.

Una de las razones por las que los apicultores están menos inclinados a hablar sobre esta distorsión de la naturaleza es que la polinización de las almendras se ha convertido en su mayor generadora de dinero del año, ya que representa aproximadamente un tercio de sus ingresos anuales en 2016.

Fuente original y derechos : huffpost.com/entry/honey-bee-census-almonds_n_5d0a8726e4b0f7b7442b3aaa

«Esta historia fue producida en colaboración con Food & Environment Reporting Network , una organización de noticias de investigación sin fines de lucro.»